Noticias

RECETA DE TORRIJAS

08/04/2020
Una sencilla receta típica de la Pascua que no puede faltar para cocinar sólo o en familia. 

 

 

TORRIJAS DE PAN

Elaboración: más de 1 h.

Dificultad: 2

Raciones: 4

 

INGREDIENTES:

 

300 gr. de pan (media barra)

250 ml de leche

50 gr. de azúcar (se puede sustituir por miel, panela, etc)

Canela en rama al gusto

2 huevos

300 ml de aceite de girasol para freir

5 gr. de azúcar para decorar

5 gr. de canela en polvo para decorar

 

PREPARACIÓN:

Cocemos la leche junto con una rama de canela y el azúcar. Cuando ha hervido se deja reposar hasta que se enfría y en ese momento le añadimos el azúcar removiendo para que se disuelva.
Cortamos el pan en rebanadas como para tostadas, las colocamos en una fuente para remojar junto con la leche y la canela en rama, el azúcar y la cáscara de naranja, hasta que esté empapado y blandito, pero que no se deshaga.
Pasamos las rebanadas muy bien escurridas de la leche por los huevos batidos y en una sartén con abundante aceite las freímos.
Una vez fritas se escurren en una bandeja cubierta con papel de cocina para que eliminen el exceso de aceite. Todavía calientes, vamos colocando las torrijas en otra fuente y las espolvoreamos con azúcar y canela en polvo mezcladas previamente.

 

COMENTARIO DIETÉTICO

 

Un modo de aprovechar el pan del día anterior que nuestras abuelas vienen realizando desde hace años. Los dulces son una tentación a la que es difícil resistirse. Las torrijas son un postre muy completo y de gran tradición en nuestro país. Contienen huevo (proteínas de alto valor biológico, grasas, lecitina, vitaminas y minerales como el hierro), leche (proteínas, grasas, calcio y vitamina B2) y pan, un alimento energético, rico en hidratos de carbono complejos. El azúcar y el aceite de fritura, añaden calorías extras a la receta. Postres como este son un deleite para el paladar, si bien se recomienda que su consumo sea ocasional y en cantidades razonables. Conviene recordar que el azúcar y los dulces producen elevaciones bruscas de los niveles de azúcar (glucosa) en sangre con caídas rápidas, por lo que su consumo está desaconsejado en caso de padecer diabetes (se puede sustituir el azúcar por edulcorante acalórico), en caso de obesidad, debe restringirse su consumo dada su capacidad para incrementar el peso en función de su valor energético. Para aquellas personas que sufren de inapetencia o de desnutrición, puede ser una opción interesante ya que en poco volumen se están aportando gran cantidad de nutrientes de importancia funcional para nuestro organismo.

 




 volver